Queremos adelgazar por salud.
Y cuando el sano no consigue abrocharse el botón, también se apunta al gimnasio.

YES YOU CAN!

Gordos. Vagos. Malolientes.
Es la tríada de asociación al gordo. Base de la gordofobia. Asociación formada por todos. Nombremos algún aludido a la contribución: las películas cómicas en las que los gordos siempre son los torpes de los que nos reímos, y los profesionales de la nutrición que al no conseguir que alguien adelgace, se deshacen con un "si quisiera podría".

"Si quisiera podría".
Me hablaron de la acechante diabetes en torno a mi obesidad. A mí la insulina se me desequilibra más con el dulzor de ciertas narrativas.
Querer no es poder. Querer es querer. Desear es desear. Imaginar es imaginar.
Pero querer adelgazar no es lo que te hace adelgazar. Querer repudiar la comida no lo hace realidad. Imaginar que al reducir kilos todo será más fácil es una fantasía. A veces es mejor no obtener lo que se desea. A menudo se consiguen las cosas sin querer.

Querer es poder es el lema que propicia la venta.
El producto que queremos, lo podemos tener, por medio de la moneda.
De esta forma, todo lo que quieres, lo puedes.
De esta forma, un cuerpo determinado, lo puedes querer. Lo puedes adquirir. Si quieres.

Puedes querer el kit completo. El pack. El complemento perfecto para ese cuerpo. Quieres lo que come. Quieres lo que viste. Quieres sus resultados en las analíticas. En el deporte. Quieres hacer lo que hace ese cuerpo en su tiempo libre. Quieres follar a la gente que se folla ese cuerpo. Suplantación.

Hay veces que no quieres.
Hay veces que no puedes, lo aceptas, te convences, ya no quieres.

Querer es poder parece que niega la existencia del imposible. Querer es poder, condena la ausencia de querer.


El diagnóstico

Yo pensé de forma seria la posibilidad de estar mal de la cabeza el día que me sentí inhabilitada. Cuando dejé de hacer cosas que antes hacía. O que habría hecho si no tuviese ciertos pensamientos.

Dejaba de ir de cenas o a sitios con mis amigos por comer o por no comer. Me impedía concentrarme. No trabajaba bien. Me despertaba por las noches pensando en comida. La palabra dieta me ponía violenta. Sabía desde hacía mucho que tenía un problema, pero pensaba que no era para tanto. Cuando adelgazase se pasaría. Pero no adelgazaba. O adelgazaba y engordaba.
Llegaron los ataques de ansiedad en toda regla. Los que causan parálisis y no te dejan respirar. Las lloreras sin provocación aparente. Ahí ya no hubo que negar. Y sin nada que negar, pedí cita al médico de cabecera.

Le dije que tenía mucho estrés. Que quería controlarlo. Esperaba que me enseñara a respirar. Algo de relajación.
Me dio un volante para ir al hospital. En el papel tan sólo indicaba "TCA". Llegué al primer hospital, me miraron de arriba a abajo en recepción, me preguntaron "¿Pero tú te quieres suicidar?".

TCA descubrí que era el acrónimo de Transtorno de la Conducta Alimenticia. Y no estaba delgada. Los primeros médicos que, por error, me encontré, no entendían nada.
Yo había ido a pedir ayuda con la ansiedad. Y yo tampoco entendía por qué al llevar ese volante en la mano me miraban con cara de pena, preocupación y asco.

Fue un diagnóstico horrible. El mejor que me han hecho en la vida.


El consejo fácil

Cuando queremos que alguien pierda peso queremos ponérselo fácil.
Pobrecita cosa. Ya tiene bastante con estar así (gorda). No se lo pongamos más difícil. No añadamos más sufrimiento.

Es fácil olvidar la identidad de la persona, sus disparidades. Es fácil no recordar la existencia de formas distintas de ayudar. Es fácil no dejar hacer al que tiene en frente lo que crea conveniente con su alimentación, su cuerpo y su puta vida. Ya sabemos lo que tiene que hacer. Se lo decimos. Es fácil decirlo. Es fácil, y es ayuda.

Prejuzgamos bajo un estándart que nos permite sacar veredictos a la ligera.

La endocrinología es también compleja y, aunque todos los cuerpos son iguales, también tienen sus diferencias.

La dieta en 5 fáciles pasos es fácil.
Qué fácil comprarse unas chocolatinas sustitutivas. Hay quien no quiere saber, o quizás no necesite saber si es que está deprimido por pesar 150 kg o entró en la carrera de los ciento-y de la mano de la depresión. Pero eso no es fácil. No es necesario agravar la situación señalando la posible existencia de problemas que es posible que ni empiecen ni terminen en la comida, pero que sin duda pasan por ella como forma de comerse todo lo que les pasa.

Es fácil escribir un blog diciéndole a un gordo que deje de comer. O una campaña de publicidad. O dirigirse a todas las mujeres que pretenden ir a la playa.La foto del antes y el después es fácil de encontrar. Es fácil de publicar.
Para qué preguntar antes de pulsar el botón de enviar.

Es fácil pensar que se hace por el otro, que se hace por ayudar. Es fácil fijarse en la ayuda, en lugar de mirar la cifra económica al final de la charla.

La barrita sustitutiva compuesta de moneditas, es fácil que resulte indigesta.


Proyección en Madrid

La Vida Engorda se proyectará el 5 de junio de 2017 a las 20:00 en el espacio de coworking El Patio.

La entrada es libre pero las plazas son limitadas, por lo que se ruega reservar plaza escribiendo a hola@laparticular.com

El Patio: C/ Pizarro, 24, local El Patio. Metros: Noviciado, Callao, Tribunal.

Proyectaremos la entrevista completa y después abriremos un diálogo/coloquio. La entrevista no está pública en internet, por lo que es una oportunidad fantástica para acercarse, verla, y compartir impresiones con todo el equipo de La Vida Engorda: La CALA, Rubén Vicente y La Particular.
Os invitamos a venir y participar de este proyecto.

mail-lavidaengorda

La Vida Engorda es un ensayo con formato audiovisual. Un ensayo en el que confluyen la pasión por el conocimiento, la expresión artística, la relevancia social del tema y el discurso político, entendida la política como la participación del ciudadano en los asuntos de interés público.
La vida engorda es la prueba de que la palabra dicha, escrita, filmada, la palabra en diálogo abierto, comprometido, profundo, sigue siendo fuente de aprendizaje, herramienta principal para conocer el mundo y conocernos a nosotros mismos.

Un proyecto colaborativo de: Rubén Vicente, La CALA y La Particular
Organiza: El Patio coworking.

Cómo llegar al El Patio:


Proyección en Zaragoza

La Vida Engorda se proyectará en el Centro de Historias de Zaragoza el 26 y el 27 de mayo de 2017 a las 18:30 en el aula Mirador.
Entrada libre hasta completar aforo.

Proyectaremos la entrevista completa y después abriremos un diálogo/coloquio. La entrevista no está pública en internet, por lo que es una oportunidad fantástica para acercarse, verla, y compartir impresiones con todo el equipo de La Vida Engorda: La CALA, Rubén Vicente y La Particular.
Os invitamos a venir y participar de este proyecto.

la vida engorda centro de historias zaragoza

La Vida Engorda es un ensayo con formato audiovisual. Un ensayo en el que confluyen la pasión por el conocimiento, la expresión artística, la relevancia social del tema y el discurso político, entendida la política como la participación del ciudadano en los asuntos de interés público.
La vida engorda es la prueba de que la palabra dicha, escrita, filmada, la palabra en diálogo abierto, comprometido, profundo, sigue siendo fuente de aprendizaje, herramienta principal para conocer el mundo y conocernos a nosotros mismos.

Un proyecto colaborativo de: Rubén Vicente, La CALA y La Particular
Organiza: Ayuntamiento de Zaragoza – Sociedad Municipal Zaragoza Cultural.

Cómo llegar al Centro de Historias:


Dar la cara. Ana Mareca para La vida engorda.

Dar la cara

Hace poco fue la primera vez que se proyectó el audiovisual a un público que no formaba parte de nuestros amigos.
La primera vez que alguien veía esto sin tener relación previa con Grassa Toro o conmigo.
Fuimos sin expectativas, pero con la convicción de hacerlo lo mejor posible.
Y tras esta presentación y contando con el feedback recibido, nos fuimos con la sensación reafirmada de que algo estábamos haciendo bien.

Pero hay algo que yo no dejo de oír. Es la palabra con la que se me ha denominado desde el principio del proyecto por todo aquellos ajenos a él. Valiente.
Me llaman valiente.
Pero yo no me siento valiente.
Y me pregunto por qué tenemos que ser valientes para decir lo que pensamos.

Valiente, según el diccionario de la RAE:
Dicho de una persona: Capaz de acometer una empresa arriesgada a pesar del peligro y el posible temor que suscita.

Entonces la pregunta es ¿Cuál es el peligro de esta empresa?

¿Cuáles son los temores que suscita?

Yo no veo más temores que los que ya están presentes en el día a día de mucha gente:

  • Que me llamen gorda de mierda.
  • Que me digan que me calle porque estoy gorda.
  • Que invaliden mi opinión por mi apariencia física.
  • Que se me use como motivo de burlas.
  • Que me llamen exagerada.

Temores suscitados:

  • Que por la exposición mediática, todo esto se amplifique.

De forma que, si algo he de temer, es que aquello que es posible que me ocurra a diario, vaya a más.

Reflexiones

Ante esto, lo que pienso es que tengo derechos. Tengo derecho a hablar. Tengo derecho a vivir. Y tengo derecho a vivir sin miedos suscitados sin ser una chica de portada de revista.
Además de todo esto, resulta que soy listica, que intento respetar a todo el mundo, y que puede que esté contando cosas interesantes que quizás puedan ayudar a esas personas a las que todavía les pesan más sus miedos que sus derechos.

Puede ser que quien me encuentre valiente, todavía se encuentre encadenado a miedos. Y que tema vivir lo que se ha hecho con esta entrevista: convertir una charla con amigos en algo público. Hablar delante de una cámara.

De esta forma, parece que la cámara es algo clave para denominar a alguien valiente. Quien escribe un libro no es denominado valiente, sino inteligente. Quizás nos parezca valiente quien sale en salvados, quien se sube a un escenario a hablar, o quien acepta tener una cámara delante. Parece que la valentía viene asociada al acto físico de mostrar cara y cuerpo.
Ser valiente es dar la cara.

Al dar la cara podemos temer perderla. Ahora mi cara es la cara de la entrevista. Y en última instancia, lo que se haga con ella depende del receptor. Pero La vida engorda es un acto de compartir. Ponerme delante de una cámara no ha hecho que entregue mi cara. Le hemos hecho un molde para sacar copias y que llegue a más gente. Pero mi cara sigue siendo la que va pegada a este cuerpo, que cambia con el tiempo en el que vive.

La imagen nos vuelve vulnerables porque mostramos nuestro aspecto. Y nuestro aspecto es un argumento legítimo para convertirnos en fruto de burla o ataques.

Ese es el problema que nos ha hecho pensar que dar la cara sea sólo para los valientes.

Ana Mareca. La vida engorda. Dar la cara.


Primera proyección en público

El jueves 23 se presentó y proyectó en público por primera vez el audiovisual La vida engorda.

Presentamos el acto Enrique García, Grassa Toro y Ana Mareca.

presentacion-la-vida-engorda-universidad-educacion-zaragoza
Auditorio de la Facultad de Educación de Zaragoza

Tras la proyección dimos paso a la sesión de preguntas y coloquio. Fue muy interesante, ya que surgió una gran variedad de temas que fueron desde lo social, lo político y lo económico hasta el bulling en los colegios. Se mencionó la salud pública, la bulimia, la anorexia y la obesidad como epidemia.

Se habló de cambiar el mundo y de empezar revoluciones.

Se hablaron de muchas cosas, y eso es lo importante de La vida engorda, que nos hace hablar.

Dejo a continuación el pequeño texto que me preparé para la presentación.


Lo primero, agradecer al Decano Enrique García y a la Vicedecana Teresa Fernández el habernos facilitado estrenar en este escenario y en este contexto.
Para nosotros es importante poder realizar este estreno en la Universidad, porque es el espacio en el que confluyen el conocimiento, el arte, la política y lo público.
Nos empeñamos en separarlas pero van todo el rato de la mano. Todas ellas entraman nuestro contexto social. Y como seres sociales todas ellas nos afectan mucho más de lo que generalmente estamos dispuestos a admitir. Aunque aquí, en este lugar, esta reflexión sea bastante obvia, creo que ahí fuera no lo es. Por eso es tan especial para nosotros poder estrenar en un lugar que nos acoge de forma amigable y con una visión del mundo afín a la nuestra.

presentacion-la-vida-engorda-universidad-educacion-zaragoza-enrique-garcia-grassa-toro-ana-marecaEl estreno se realiza dentro de la segunda edición ciclo Hacia dónde va la educación. No sabemos si traemos una respuesta pero sí creemos que podemos aportar una opción. La opción del ensayo, el ensayo en compañía. Una herramienta para el aprendizaje por medio del diálogo. Ensayar el ensayo.

La pretensión que tenemos con este proyecto es convertirnos en el espejo al que le preguntan espejito espejito mágico, quién es la más bella de este reino. Pero no para seguir con el juego, sino para dejar de responder a tonterías que no tenemos por qué responder. Sólo queremos devolver un reflejo en el que la persona se pueda ver a sí misma. En el que no se tenga que comparar con nadie, y en el que no tenga que preocuparse por que su vida vaya a verse afectada por su talla de pantalón.

Todo esto nace una tarde de Julio en la que Carlos Grassa y yo empezamos a hablar. Durante esa conversación nace un compromiso, por parte de los dos, de iniciar un diálogo. Un diálogo en el que yo contaría mi vida como gorda y mis problemas con la comida, y Carlos (aunque parezca extraño) no hablaría.

Esa misma tarde se decide que vamos a grabar una entrevista. Pero que para prepararla, tendríamos que mantener correspondencia. Me pidió que me comprometiese a escribirle cartas al menos durante una semana, pero sin fallar ni un día. Y así lo hice. Duré con rigurosa intensidad diaria un total de 15 días. El resto del mes seguimos conversando, leyendo y documentándonos. Entonces, nos fuimos un fin de semana con todo el equipo a grabar al Pirineo.

presentacion-la-vida-engorda-universidad-educacion-zaragoza-enrique-garcia-grassa-toro
Ana Mareca, Enrique García y Grassa Toro

Sin darme cuenta, en esas cartas estaba escribiendo un ensayo. Esas cartas fueron la herramienta que me ayudó a definir, formular, preguntar y ordenar. El formato de carta me ayudó a no perderme en mis pensamientos, teniendo en cuenta que al otro lado habría un interlocutor que tendría que ser capaz de entender todo lo que yo estaba volcando.
Yo conocía por su parte un especial interés por intentar comprender el mundo, ajeno entonces para él, de la comida, las dietas y cómo eso podía afectar a alguien hasta el punto de distorsionar totalmente su relación con la comida y su cuerpo.

De esta forma, yo comencé narrando mi vida como gorda.
Cuánto más narraba más amplio se iba volviendo el discurso. De repente ya no estábamos hablando de gordos y flacos, de comer o adelgazar, sino que estábamos hablando de todas esas personas que en algún momento habían sentido que tenían que responder a unas expectativas determinadas para poder ser felices.

Y así fue como descubrimos que La vida engorda, pero nos engorda a todos.


Gracias de parte de todo el equipo por asistir.

presentacion-la-vida-engorda-universidad-educacion-zaragoza-enrique-garcia-grassa-toro-ana-mareca-laura-bustillo-ruben-vicente-carlos-roy-laparticular
En la foto, de izquierda a derecha: Carlos Roy, Laura Bustillo, Ana Mareca, Grassa Toro y Rubén Vicente. Equipo productor de La vida engorda.

Hola extraño

Extraño video realizado por la animadora Kirsten Lepore. Reconfortante e incómodo a la vez.

Para visualizar los subtítulos en español, ir a la ruedecita de configuración del video > subtítulos > español.


Estreno en la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza

23 de Marzo · 19.30h · Entrada libre hasta completar aforo

invitación al estreno de la vida engorda

El jueves 23 de marzo, la nueva Facultad de Educación de Zaragoza nos acoge dentro de la segunda edición de su ciclo Hacia dónde va la educación.

A las 19:30 presentaremos públicamente por primera vez la entrevista íntegra.

Estáis todos invitados.


Si todavía no sabes lo que es La vida engorda, sigue leyendo aquí

Tenemos dossier de prensa del evento disponible. Si deseas que te lo mandemos, escríbenos a hola@laparticular.com