Queremos adelgazar por salud.
Y cuando el sano no consigue abrocharse el botón, también se apunta al gimnasio.

YES YOU CAN!

Gordos. Vagos. Malolientes.
Es la tríada de asociación al gordo. Base de la gordofobia. Asociación formada por todos. Nombremos algún aludido a la contribución: las películas cómicas en las que los gordos siempre son los torpes de los que nos reímos, y los profesionales de la nutrición que al no conseguir que alguien adelgace, se deshacen con un "si quisiera podría".

"Si quisiera podría".
Me hablaron de la acechante diabetes en torno a mi obesidad. A mí la insulina se me desequilibra más con el dulzor de ciertas narrativas.
Querer no es poder. Querer es querer. Desear es desear. Imaginar es imaginar.
Pero querer adelgazar no es lo que te hace adelgazar. Querer repudiar la comida no lo hace realidad. Imaginar que al reducir kilos todo será más fácil es una fantasía. A veces es mejor no obtener lo que se desea. A menudo se consiguen las cosas sin querer.

Querer es poder es el lema que propicia la venta.
El producto que queremos, lo podemos tener, por medio de la moneda.
De esta forma, todo lo que quieres, lo puedes.
De esta forma, un cuerpo determinado, lo puedes querer. Lo puedes adquirir. Si quieres.

Puedes querer el kit completo. El pack. El complemento perfecto para ese cuerpo. Quieres lo que come. Quieres lo que viste. Quieres sus resultados en las analíticas. En el deporte. Quieres hacer lo que hace ese cuerpo en su tiempo libre. Quieres follar a la gente que se folla ese cuerpo. Suplantación.

Hay veces que no quieres.
Hay veces que no puedes, lo aceptas, te convences, ya no quieres.

Querer es poder parece que niega la existencia del imposible. Querer es poder, condena la ausencia de querer.


El consejo fácil

Cuando queremos que alguien pierda peso queremos ponérselo fácil.
Pobrecita cosa. Ya tiene bastante con estar así (gorda). No se lo pongamos más difícil. No añadamos más sufrimiento.

Es fácil olvidar la identidad de la persona, sus disparidades. Es fácil no recordar la existencia de formas distintas de ayudar. Es fácil no dejar hacer al que tiene en frente lo que crea conveniente con su alimentación, su cuerpo y su puta vida. Ya sabemos lo que tiene que hacer. Se lo decimos. Es fácil decirlo. Es fácil, y es ayuda.

Prejuzgamos bajo un estándart que nos permite sacar veredictos a la ligera.

La endocrinología es también compleja y, aunque todos los cuerpos son iguales, también tienen sus diferencias.

La dieta en 5 fáciles pasos es fácil.
Qué fácil comprarse unas chocolatinas sustitutivas. Hay quien no quiere saber, o quizás no necesite saber si es que está deprimido por pesar 150 kg o entró en la carrera de los ciento-y de la mano de la depresión. Pero eso no es fácil. No es necesario agravar la situación señalando la posible existencia de problemas que es posible que ni empiecen ni terminen en la comida, pero que sin duda pasan por ella como forma de comerse todo lo que les pasa.

Es fácil escribir un blog diciéndole a un gordo que deje de comer. O una campaña de publicidad. O dirigirse a todas las mujeres que pretenden ir a la playa.La foto del antes y el después es fácil de encontrar. Es fácil de publicar.
Para qué preguntar antes de pulsar el botón de enviar.

Es fácil pensar que se hace por el otro, que se hace por ayudar. Es fácil fijarse en la ayuda, en lugar de mirar la cifra económica al final de la charla.

La barrita sustitutiva compuesta de moneditas, es fácil que resulte indigesta.


model alliance

Carta abierta a la Industria de la Moda

Carta abierta dirigida a toda la Industria de la Moda Americana y firmada por más de 60 modelos durante la Fashion Week de Nueva York. Piden un cambio urgente y ofrecen visibilidad para quien se una a su causa.

Carta Abierta a la Industria de la Moda Americana

Jueves, 31 de Enero de 2017

Queridos Miembros de la Industria de la Moda Americana,

Como modelos, nos preocupamos por la salud y bienestar de cada uno. Mientras miramos a la Semana de la Moda de Nueva York, insistimos en que esta temporada se priorice la salud y se celebre la diversidad en la pasarela.

La preocupación sobre la promoción en la industria de la moda de la delgadez extrema no es nada nuevo, pero un estudio reciente publicado en el Diario Internacional de los Desórdenes de Alimentación confirma que las prácticas de control de peso no sanas son un problema serio en la industria. Demasiado a menudo, las modelos se ven presionadas para poner en peligro su salud y seguridad como requisito previo al empleo.

Los desórdenes alimenticios tienen la tasa de mortalidad más alta entre las enfermedades mentales y a menudo los supervivientes sufren daños irreversibles para su salud. Por ello es por lo que nos hemos unido con la Alianza de Modelos y la Asociación Nacional de Desórdenes Alimenticios para dirigirles este problema a ustedes.

Juntos, les retamos a que hagan un compromiso serio para promover la salud y la diversidad en la pasarela. A través de nuestras plataformas de social media, en las cuales alcanzamos de forma colectiva a millones de personas, reconoceremos a los líderes que den un paso a favor de este reto. Específicamente, mantendremos nuestra mirada hacia la diversidad de raza, talla, edad y estatus de género, y esperamos ver diversidad en y a través de todas esas categorías.

A nadie le gustan las molestias o gastos que generan las crecientes regulaciones y papeleos. Sin embargo, los datos muestran que la Industria de la Moda Americana todavía tiene que probar que es capaz de seguir las prácticas de salud por sí misma.

Ahora más que nunca, tenemos la oportunidad de enviar el mensaje de que la diversidad es lo que nos hace fuertes. Sinceramente esperamos que todos ustedes - desde los diseñadores y los editores hasta los agentes y los directores de casting - exploten colectivamente el poder creativo de la industria para tener visión de futuro, ser inclusivos y hacer lo correcto.

Varios medios se han hecho eco de la noticia, así que he intentado traducirla para que pueda llegar a quienes no saben inglés. El original puede leerse aquí.

En su instagram pueden encontrarse numerosos testimonios e historias personales de las modelos que apoyan esta causa.
La imagen destacada está extraída de este instagram. El texto que acompaña la imagen dice aproximadamente esto:

@hartjeandresen #QueridoNYFW - cuando mi peso bajó casi hasta los 45 kilos, la circunferencia de mi cintura midió por fin 34 pulgadas (86cm) y fue mi mejor temporada en la moda.
Sin embargo, como persona activa, empecé a romperme las costillas demasiado a menudo, ya que durante el ejercicio me golpeaba con cosas. Me chocó aprender que haber estado en condiciones de infrapeso me había causado pérdida de densidad en los huesos y había afectado a mi fertilidad.
Incluso aunque la idea de ganar peso me aterrorizaba, fuí muy afortunada al tener el apoyo de mis agencias, quienes aceptaron quién soy y ven la salud y el deporte como una cualidad, como se ve en la imagen de la derecha.
#QueridoNYFW, como modelos, nos preocupamos por la salud de los demás, así que cuando vimos los descubrimientos del estudio de @ModelAllianceNY y @NEDAstaff, decidimos levantarnos unidas y usar nuestra plataforma para afectar hacia cambio. Por favor, entiendan que parte de la responsabilidad de las industrias de la moda es animar y promover los CUERPOS SANOS, y la DIVERSIDAD en EDAD y ETNICIDAD.


Todo el mundo se vuelve muy loco con el dejar de fumar pero aquí nadie habla de lo mal que se pasa cuando dejas la pizza.

por fin alguien piensa en una pizza que puedes llevarte al agua. La imagen viene de aquí.
https://knitsoup.wordpress.com/2011/02/17/plush-pills-set/

Obesos consumistas y médicos capitalistas

Mucha gente odia los gimnasios. Es normal. Son salas con máquinas. A mí tampoco me gustan, pero tengo el problema de que me gusta el deporte. En concreto lo que más me gusta correr. Pero con mi peso correr podría ser peligroso a largo plazo, o eso dicen. Yo he decidido creérmelo y aunque de vez en cuando salgo a correr por el mundo real, de momento corro en máquinas que amortiguan los impactos de mis kilos sobre las articulaciones de mis piernas.

Hay algo en ir al gimnasio que me hace sentir orgullosa y poderosa. Quizás sea el saber que estoy moviendo una cantidad ingente de peso con mucha más gracia y ahínco que los que me rodean. Quizás simplemente el saber que todavía puedo movilizar con relativa soltura 120Kg de peso es suficiente, sin tener por qué entrar en comparativas.
Lo cierto es que en un gimnasio es fácil compararse, aunque intento no entrar en esos juegos mentales. No hacen bien a nadie. En lugar de eso intento tomármelo como un atletismo personal: si poco a poco voy batiendo mis propias marcas, el éxito está conseguido. Aunque generalmente el llegar a pisar la máquina de elíptica ya es un éxito por sí sólo.

Existe otro factor. Aunque muchas veces pierdo la costumbre y la constancia para mí es un hecho que necesito hacer deporte. Durante mucho tiempo pensé que era para mantener a raya los kilos. Cuando empecé a estudiar por mi cuenta sobre metabolismo y nutrición descubrí que la triste realidad es que el deporte ayuda poquito en la pérdida de peso. Actualmente se afirma que a la hora de definir la composición corporal de un individuo, la alimentación puede suponer un 80% de la ecuación.
En mi caso, hacer deporte es obligatorio para llevar una vida sana, pero por el tema de la cabecita.
Llámalo endorfinas, seguramente sean eso, o llámalo como quieras. El caso es que la actividad física me trae estabilidad a la cabeza. Con andar basta, pero necesito moverme. En el caso de correr, el subidón es notable. Además del mencionado orgullo de poder poner a trotar 120 señores kilos. 111 actualmente, para no engañarnos, pero he vivido tantos años en los cientoveintipico que creo que me quedaré con esa cifra mental toda mi vida.

Al salir del gimnasio me he acordado del "mens sana in corpore sano".
Todos conocemos ese dicho, pero es curioso cómo culturalmente se ha llegado a aceptar como que se necesita un corpore sano para llegar a la mente sana, cuando de lo que está hablando la expresión es de la necesidad de entenderlo todo como un sólo ente. Porque el cuerpo afecta a la mente y viceversa.

A mí nunca nadie me ofreció curarme la mente antes que el cuerpo. Ni siquiera aunque estuviese claramente deprimida (está gorda, claro que va a estar deprimida, ser gordo es algo deprimente).
Este tema siempre me ha dado mucha rabia:
Siempre he creído que todos los trastornos la conducta alimenticia son distintas caras de una misma moneda. A unas nos da por engullir la vida, a otras les da por renegar de ella. La sociedad y el mercado apoya la imagen delgada y rechaza la imagen gorda. Nadie quiere estar gordo todo el mundo quiere estar delgado. Y por ello el gordo es estúpido y vago y el delgado es víctima de la sociedad. Si te has dejado llevar a la obesidad eres un necio, estaba claro que no tenías que hacerlo. Si te dejas matar por inanición eres una pobre víctima engañada.
Rescatemos a los desnutridos, condenemos a los tragaldabas.
Y lo cierto es que todos los gordos con los que he hablado nos hemos sentido así dentro del sistema sanitario. Porque nunca te ofrecen ayuda psiquiátrica o psicológica cuando está claro que si no puedes adelgazar es por que tienes la cabeza jodida. Estamos hablando de que parece más fácil conseguir que te corten medio estómago y parte de intestino para que tragues lo que tragues no puedas digerir tanto, que el conseguir que te ayuden a controlar el impulso de comer tanto.

La anorexia y la bulimia se trata como un trastorno nervioso, y no entiendo por qué no se hace lo mismo con la obesidad tipo 2 o tipo 3. Las dos caras de esta misma moneda matan.

¿Será porque el obeso consume más? Los gordos gastamos más dinero en comida. ¡Pero la ropa nos sale más barata si cuentas metros de tela! Conspiraciones judeo-masónicas-capitalistas.

En la anorexia asusta mucho el componente de "me veo gorda". Todos hemos escuchado el típico chiste de gordos de "pues yo debo de se anoréxico porque siempre me veo gordo". Ja-ja-ja. Yo también lo he dicho, pero lo cierto es que sí te ves gordo. Ya estás gorda, así que la visión pasa a la estratosfera. La deformación es monstruosa y va más allá de los cm de anchura. Estuve años sin poderme ver en un espejo sin sentir un asco visceral insoportable.

El año pasado me teñí el pelo de rosa y al menos los días malos pensaba "tienes el pelo rosa y todos los defectos que tú ves quedarán eclipsadas por el pelo rosa. Mi pelo rosa mola, y por lo tanto yo también". Soy consciente de la carencia de lógica de todo esto. Pero si puedo odiarme sin lógica, ¿por qué no ensalzarme basándome en tonterías similares?

Muerte al sistema sanitariocapitalista.

imagen creada por https://knitsoup.wordpress.com/2011/02/17/plush-pills-set/